Publicidad

Mentiras y verdades sobre los planes de pensiones

No son pocos los bulos y las mentiras que giran en torno a los planes de pensiones, y que a menudo asustan a gran parte de los usuarios, desconocedores del verdadero funcionamiento de estos productos financieros. 

OBJETIVOS PLANES DE PENSIONES, CONTRATAR PLANES DE PENSIONES, QUE SON PLANES DE PENSIONES

Para comenzar, una de las mayores mentiras que se suelen tomar como ciertas sobre los planes de pensiones, es que no podemos sacar el dinero. Esta es una creencia totalmente falsa. Hay que tener en cuenta que los planes de pensiones son un tipo de producto que se encuentra diseñado con el objetivo de que no dispongamos del dinero hasta el momento adecuado, que es nuestra jubilación.

Falsos mitos sobre los planes de pensiones

No obstante, gracias a las últimas modificaciones sobre los planes de pensiones, es totalmente posible sacar parte del dinero. Eso sí, solamente una vez que se cumple una década desde que se contrató dicho plan. Por otro lado, podremos realizar un rescate de parte del dinero dependiendo de diferentes situaciones de emergencia, como un desempleo de larga duración o para evitar un desahucio, entre otras.

Tampoco resulta verídica la creencia de que los planes de pensiones no aportan ventajas fiscales. Más bien es todo lo contrario. Si volvemos a la definición de un plan de pensiones, podremos ver que se trata de un producto financiero que desgrava en el momento de presentar nuestra declaración de la renta.

Es decir, a través del IRPF el cliente podrá deducir las aportaciones del último año, lo que supone un máximo del 30% perteneciente al rendimiento bruto del trabajo, e incluso hasta un total de 8.000 euros correspondiente a su base imponible. Es más, cabe incluso la posibilidad de traspasar sin necesidad de tributar. Por lo tanto, el secreto para lograr todo esto se encuentra en que la tributación debe hacerse en el momento en el que realicemos el rescate del fondo.

Entorno a los bulos que cobran mayor relevancia entre los usuarios sobre los planes de pensiones, también encontramos la creencia de que éstos nos aseguran rentabilidad en cualquier caso. Hay que ser realistas, un plan de pensión es un producto financiero por medio del cual realizamos inversiones, por lo que podemos perder cierta cantidad de dinero en cualquier momento. No existe un plan de pensiones que garantice a sus clientes una rentabilidad indefinida, y si lo hacen se trata de una estafa en toda regla.

La última de las mentiras más conocidas sobre los planes de pensiones que vamos a mencionar, es la idea generalizada de que son productos a los que sólo tienen acceso usuarios que disponen de grandes cantidades de dinero. A día de hoy, existen múltiples ofertas en cuanto a estos productos, entre las cuales vamos a poder encontrar sin ninguna duda aquella que mejor se adapte a nuestras necesidades y a nuestras posibilidades económicas.

Verdades sobre los planes de pensiones

Una vez que ya hemos visto y desmentido los bulos más conocidos sobre los planes de pensiones, vamos a repasar a continuación las características que sí que son totalmente fiables sobre estos productos financieros.

Los planes de pensiones se caracterizan por su sencillez, de esto no cabe ninguna duda, ya que la contratación de un plan de pensiones es un acto sencillo y rápido de realizar. Lo que tenemos que hacer es acudir a la entidad bancaria deseada y acordar la cantidad de dinero que queremos destinar al plan durante todos los meses.

De este tipo de productos también podemos destacar su nivel de seguridad, ya que la propia entidad es la encargada de proteger nuestro dinero en todo momento. En otras palabras, si el banco llegase a la quiebra, no perderíamos el dinero invertido. Todo fondo de pensiones se encuentra supervisado por la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones.

Para poder contratar un plan de pensiones, no es estrictamente necesario ser un gran conocedor del producto. Al contrario de lo que exigen las inversiones en renta variable, un plan de pensiones no requiere grandes conocimientos al respecto, ya que no es necesario revisarlo periódicamente. A pesar de esto, si que conviene informarnos lo suficiente como para no acabar contratando un fondo de pensiones que no resulta adecuado para nosotros.

También es completamente cierto que existen una serie de límites legales en torno a este tipo de productos. La ley contempla que la aportación máxima a este tipo de fondos no puede superar los 8.000 euros cada año. Sin embargo, no se especifica la cantidad mínima que debe abonarse, por lo cual esta depende totalmente de la entidad bancaria.

Publicidad